Huellas

A Las Termas de Río Hondo se la reconoce por sus aguas termales, y parece que esa cualidad es suficiente para que en su mayoría, la corpo política, se olvide de cuestiones esenciales a la hora de decidir que estrategias utilizar para el mejoramiento del capital humano, tan denigrado últimamente. En Las Termas aparte de sus aguas cálidas, su autodromo tan imponente como los detalles de sobre facturación que lo adornan, el aeropuerto internacional, con los mismos detallitos del circuito de carreras, toda la obra pública diseñada por Julio De Vido, olvido colocar el contenido, lo importante por sobre  cualquier piedra o bolsa de cemento, dejo de lado lo social, marco que envuelve al ser humano. En Las Termas, hay barrios que no conocen la sociabilización del impuesto, no hay huellas del paso estratégico del político que cautivo con su verba los oídos hambreados de miseria, solo hay huellas de más miseria, huellas de extirpación de valores como por ejemplo, el trabajo, como esfuerzo para lograr lo anhelado. Por esos lugares ha pasado Atila, y el pasto ha dejado de crecer.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *